sábado, 7 de diciembre de 2013

¿Y qué es la Paz?

Cuando inicié el programa de Pedagogía de la Paz, y Marta Paillet nos hizo mirar que la Paz, no es la Paz de los sepulcros, sino una Paz activa, que propone, promueve y produce movimientos y cambios, modificó mis paradigmas acerca de lo que pensaba que era la paz.Para mi era estar tranquilos y sin peleas, en una especia de pausa, un poco aburrida. descubrí que no era nada de eso, tampoco es un sentimiento, en principio es una sensación corporal y luego una interpretación que hacemos de los hechos acontecidos, valorando nuestras propias creencias y las del "legítimo otro" del que habla Maturana. Incluso dejó de ser la Paz religiosa, que es otro tipo de paz.



Para que ocurra, varios investigadores, no solo los mediadores, sino científicos e investigadores como William Ury, Francisco Diez, Marta Paillet, etc., han estado buscando las posibles causas en lo humano que promueven la guerra, asi como Frans de Waal, han estado buscando en el reino animal, las características más resaltantes acerca de la cooperación. Les dejo con el vídeo para que lo interpretes tu mism@, porque los siguientes post, estarán dedicados a todas esas características reptilianas que nos conectan con el legítimo otro.


Nos vemos el el próximo post.
Zhair Marrero S.
Docente, Mediador Educativo, especialista en Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica.
entrenamiento.mediacion@gmail.com

viernes, 29 de noviembre de 2013

Conversaciones sobre el Tercer Lado VI. El Tercer Lado y la Solución de Conflictos

El Tercer Lugar y la solucion de conflictos: William Ury (Conferencia TED) transcripción


Un planteamiento creativo, ingenioso e interesante sobre la solución de conflictos. Cambiar terrorismo por turismo, unir con caminos, para acercarnos y conocer otras culturas, conocer otras formas de vivir, conocer y apreciar otros sistemas de creencias. Antiguas y nuevas ideas que promueven un cambio de mentalidad.


Transcripcion tomada del sitio web:
<< Bueno, el tema de la dificultad en las negociaciones me recuerda una de mis historias favoritas de Oriente Medio. La de un hombre que le dejó 17 camellos a sus 3 hijos. Al primer hijo le dejó la mitad de los camellos; al segundo le dejó un tercio de los camellos; y al más joven le dejó un noveno de los camellos. Bueno, los tres hijos comenzaron a negociar. 17 no es divisible por 2. No es divisible por 3. No es divisible por 9. Los ánimos fraternales comenzaron a caldearse. Por último, en la desesperación, fueron a consultar a una anciana sabia. La sabia anciana pensó durante mucho tiempo hasta que finalmente regresó y dijo: "Bueno, no sé si puedo ayudarles pero al menos, si lo desean, les ofrezco mi camello". De ese modo tenían 18 camellos. El primer hijo tomó la mitad; la mitad de 18 es 9. El segundo hijo tomó su tercio; el tercio de 18 es 6. Y el más joven tomó su noveno; un noveno de 18 es 2. Eso daba 17. Sobraba un camello. Se lo devolvieron a la sabia anciana.

(Risas)

Si piensan un momento en esta historia creo que se parece mucho a las negociaciones difíciles en las que participamos. Empiezan con 17 camellos; no hay manera de resolverlo. En cierta manera necesitamos apartarnos de la situación, como lo hizo la sabia anciana, encarar el problema con una mirada fresca y proponer lo del camello 18. Encontrar ese camello 18 en los conflictos mundiales ha sido la pasión de mi vida. En esencia, veo a la Humanidad como a estos tres hermanos; somos todos una familia. Sabemos eso científicamente; gracias a la revolución de las comunicaciones todas las tribus del planeta, las 15.000 tribus, están en contacto unas con otras. Y hay una gran reunión familiar. Y como en toda reunión familiar no es todo paz y amor. Hay un montón de conflictos. Y la pregunta es: ¿Cómo resolver nuestras diferencias? ¿Cómo resolver nuestras diferencias más profundas dada la propensión humana a los conflictos y del ingenio humano para pergeñar armas de destrucción? Esa es la cuestión.

He pasado tres décadas largas, casi cuatro, viajando por el mundo tratando de trabajar, de involucrarme en conflictos que van desde Yugoslavia a Oriente Medio a Chechenia, a Venezuela, en algunos de los conflictos más difíciles sobre la faz de la Tierra me he planteado esa cuestión. Y creo que he encontrado, de algún modo, el secreto de la paz. En realidad es sorprendentemente simple. No es fácil, pero es simple. Ni siquiera es algo nuevo. Es quizá una de nuestras herencias humanas más antiguas. El secreto de la paz somos nosotros. Somos nosotros, como comunidad circundante en torno a los conflictos, quienes podemos desempeñar un papel constructivo.

Les voy a contar una historia, un ejemplo. Hace 20 años yo estaba en Sudáfrica trabajando con las partes en conflicto y tenía un mes adicional así que pasé un tiempo viviendo con varios grupos bosquimanos. Sentía curiosidad sobre ellos y sobre su modo de resolver conflictos. Porque, después de todo, que se recuerde, ellos eran cazadores y recolectores que vivían más o menos como nuestros antepasados durante quizá el 99% de la historia humana. Todos los hombres tenían flechas envenenadas para la caza; absolutamente fatal. Entonces, ¿cómo resolvían sus diferencias? Bueno, por lo que supe, cuando los ánimos se caldean en esas comunidades, alguien va y esconde las flechas envenenadas en el monte y entonces todos se sientan en círculo, se sientan a hablar y hablan. Puede llevar 2 días, 3 días, 4 días, pero no descansan hasta que encuentran una resolución o, mejor aún, una reconciliación. Y si los ánimos siguen crispados entonces envían a alguien a visitar algún pariente para bajar la tensión.

Bueno, ese sistema creo, probablemente sea el que nos ha mantenido vivos hasta ahora habida cuenta de las tendencias humanas. Llamo a ese sistema el "tercer lado". Porque si lo pensamos por lo general, si pensamos en un conflicto, al describirlo, siempre hay dos lados. Son árabes contra israelíes, trabajo contra gerencia, esposo contra esposa, republicanos contra demócratas, pero lo que no vemos a menudo es que siempre hay un tercer lado. Y el tercer lado del conflicto somos nosotros, es la comunidad circundante, son los amigos, los aliados, la familia, los vecinos. Y podemos desempeñar un papel muy constructivo. Tal vez la manera fundamental en que puede ayudar el tercer lado es recordar a las partes qué es lo que se encuentra en juego. Por el bien de los niños, por el bien de la familia, por el bien de la comunidad, en aras del futuro, paremos de luchar un momento y empecemos a hablar. Porque la cosa es que cuando estamos en medio del conflicto es muy fácil perder la perspectiva. Es muy fácil reaccionar. Los seres humanos somos máquinas de reaccionar. Y como dice el dicho: habla enojado y harás el mejor discurso que tengas que lamentar Por eso el tercer lado nos recuerda esto. El tercer lado nos ayuda a ir al balcón, como metáfora de un lugar con perspectiva, para fijar la mirada en el premio.

Ahora les voy a contar una historia breve de mi experiencia en negociación. Hace unos años participé como facilitador en algunas conversaciones muy duras entre los líderes de Rusia y los líderes de Chechenia. Como saben, había una guerra en curso. Y nos reunimos en La Haya, en el Palacio de la Paz, en la misma sala del Tribunal Penal Internacional donde se trataba la guerra de Yugoslavia. Y las conversaciones tuvieron un comienzo difícil con el vicepresidente de Chechenia señalando a los rusos mientras decía: "Deberían permanecer aquí, en sus asientos, porque van a ser juzgados por crímenes de guerra". Y luego continuó, giró hacia mí y me dijo: "Ud. es estadounidense. Mire lo que los estadounidenses están haciendo en Puerto Rico". Y empecé a pensar: "Puerto Rico, ¿qué sé sobre Puerto Rico?" Empecé a reaccionar pero luego intenté recordar volver al balcón. Y cuando él hizo una pausa, y todos me miraban esperando una respuesta, desde la perspectiva del balcón, pude agradecerle por sus comentarios y le dije: "Le agradezco su crítica a mi país, y lo tomo como una señal de que estamos entre amigos que pueden hablarse francamente. Y aquí no estamos para hablar de Puerto Rico o del pasado. Estamos aquí para ver si podemos encontrar una forma de detener el sufrimiento y el derramamiento de sangre en Chechenia". La conversación volvió a su carril. Ese es el papel del tercer lado: ayudar a las partes a ir al balcón.

Y ahora los llevaré un momento a lo que se considera ampliamente el conflicto más difícil del mundo o el conflicto más imposible, el de Oriente Medio. La pregunta es: ¿dónde está el tercer lugar allí? ¿Cómo podemos ir al balcón? Bueno, no pretendo tener una respuesta al conflicto de Oriente Medio pero creo que tengo un primer paso, literalmente un primer paso, algo que cualquiera podría hacer desde un tercer lugar. Pero primero déjenme hacerles una pregunta. ¿Cuántos de Uds en los últimos años se han preocupado alguna vez por Oriente Medio y se han preguntado qué se podría hacer? Sólo por curiosidad, ¿cuántos de Uds? Bueno, la gran mayoría. Y aquí estamos muy lejos. ¿Por qué prestar tanta atención a este conflicto? ¿Por la cantidad de muertes? Hay cientos de veces más gente que muere en conflictos en África que en Oriente Medio. No, es por la historia, porque nos sentimos identificados en lo personal con esa historia. Seamos cristianos, musulmanes o judíos, religiosos o no, sentimos que tenemos un interés en eso.

Las historias importan. Como antropólogo, lo sé. Transmitimos conocimiento mediante las historias. Las historias le dan sentido a nuestras vidas. Eso hacemos aquí en TED: contamos historias. Las historias son la clave. Por eso la cuestión es sí, tratemos de resolver la política allí en Oriente Medio pero también revisemos la historia. Tratemos de llegar al meollo de la cuestión. Veamos si se le puede aplicar el tercer lado. ¿Eso qué significa? ¿Cuál es la historia allí?

Como antropólogos sabemos que cada cultura tiene una historia de origen. ¿Cuál es la historia de origen de Oriente Medio? En una frase: hace 4.000 años un hombre y su familia atravesó Oriente Medio y el mundo nunca ha sido el mismo desde entonces. Ese hombre, por supuesto, fue Abraham. Él representaba la unidad, la unidad de la familia. Él es el padre de todos nosotros. Pero no se trata sólo de lo que representaba, sino de su mensaje. Su mensaje esencial también era la unidad la interconexión de todos y la unidad de todos. Su valor esencial era el respeto, la amabilidad hacia el desconocido. Era conocido por eso, por su hospitalidad. Así que, en ese sentido, él es un tercer lugar simbólico de Oriente Medio. Él es quien nos recuerda que somos parte de un todo más grande. Ahora, cómo... piensen en eso un momento.

Hoy enfrentamos el flagelo del terrorismo. ¿Qué es el terrorismo? El terrorismo es básicamente tomar un desconocido inocente y tratarlo como a un enemigo a quien se puede matar para infundir temor. ¿Qué es lo contrario del terrorismo? Es tomar un desconocido inocente y tratarlo como a un amigo a quien recibimos en casa para crear y fomentar entendimiento, o respeto, o amor.

Entonces qué pasaría si tomamos la historia de Abraham, que es una historia del tercer lugar, qué pasaría si, dado que Abraham representa la hospitalidad, ¿qué tal si eso fuera un antídoto contra el terrorismo? ¿Qué tal si pudiera ser una vacuna contra la intolerancia religiosa? ¿Cómo darle vida a esa historia? No es suficiente con contar una historia, eso es impactante, pero las personas necesitan experimentar la historia. Tienen que poder vivir la historia. ¿Cómo haríamos eso? Este fue el razonamiento que yo hice al respecto. Eso es lo que aparece en primer lugar aquí. Porque la manera simple de hacerlo es yendo a caminar. Uno va a caminar siguiendo los pasos de Abraham. Seguimos las huellas de Abraham. Porque caminar tiene un poder real. Como antropólogo sé que caminar es lo que nos hizo humanos. Es curioso, cuando uno camina, camina lado a lado, en la misma dirección común. Si yo viniera y me pongo cara a cara así cerca se sentirían amenazados. Pero si camino hombro con hombro, aunque toquemos los hombros, no hay problema. ¿Quién pelea mientras camina? Por eso a menudo en las negociaciones, cuando las cosas se complican, la gente va a caminar al bosque.

Así, se me ocurrió la idea de lo inspirador que puede ser un camino, una ruta -piensen en la Ruta de la Seda, el Sendero de los Apalaches- que siga los pasos de Abraham. La gente dijo: "Es una locura. No se puede. No se puede seguir la huella de Abraham. Es demasiado inseguro. Hay que cruzar todas esas fronteras. Pasa por 10 países diferentes de Oriente Medio porque los une a todos". Entonces estudiamos la idea en Harvard. Trabajamos arduamente. Hace unos años, un grupo de nosotros, unos 25 de 10 países diferentes decidimos ver si podíamos desandar los pasos de Abraham partiendo de su lugar de nacimiento en la ciudad de Urfa al sur de Turquía, norte de la Mesopotamia. Y luego tomamos un autobús y caminamos y fuimos a Harran donde, en la Biblia, él inicia su recorrido. Después cruzamos la frontera a Siria, fuimos a Aleppo, que toma su nombre de Abraham. Fuimos a Damasco que tiene una larga historia asociada con Abraham. Después fuimos al norte de Jordania, a Jerusalén, donde todo tiene que ver con Abraham, a Belén, y finalmente al lugar donde está enterrado en Hebrón. Así que, efectivamente, fuimos desde el vientre a la tumba. Demostramos que se podía hacer. Fue un viaje asombroso.

Déjenme hacerles una pregunta. ¿Cuántos han pasado por la experiencia de estar en un barrio extraño, o una tierra extraña, y un total desconocido, un perfecto desconocido, se acercó a Uds y mostró signos de amabilidad, y los invitó quizá a su casa, les dio un trago, les ofreció café, o una comida? ¿Cuántos han experimentado eso alguna vez? Esa es la esencia del camino de Abraham. Eso es lo que uno descubre, es ir a estas aldeas de Oriente Medio, esperar hostilidad, y obtener la más asombrosa hospitalidad, todo relacionado con Abraham. "En nombre del padre Abraham, déjame ofrecerte algo de comida". Descubrimos que para esas personas Abraham no es sólo una figura de los libros; que está vivo, que es una presencia viva.

Y para abreviar la historia, desde hace un par de años miles de personas han empezado a recorrer partes del camino de Abraham en Oriente Medio, disfrutando la hospitalidad de la gente de allí. Han empezado a caminar en Israel y en Palestina, en Jordania, en Turquía, en Siria. Es una experiencia increíble. Hombres, mujeres, jóvenes, ancianos... más mujeres que hombres, en realidad, es interesante. Para los que no pueden caminar, para los que no pueden llegar allí ahora, se están empezando a organizar caminatas en las ciudades, en sus comunidades. En Cincinnati, por ejemplo, se organizó una caminata desde un templo, a una mezquita, a una sinagoga y todos juntos compartieron una comida. Era el día del camino de Abraham. En São Paulo, Brasil, se ha convertido en un evento anual para miles de personas correr en un camino virtual de Abraham uniendo las diferentes comunidades. A los medios les encanta, realmente lo adoran. Le prodigan atención porque es algo visual y difunde la idea, esta idea de hospitalidad de Abraham, de amabilidad hacia los extraños. Y hace un par de semanas hubo un programa en la radio al respecto. El mes pasado salió un artículo en el Guardian en el Manchester Guardian sobre eso. Dos páginas enteras. Y citaban a un aldeano que decía: "Esta caminata nos conecta con el mundo". Decía que era como una luz que se encendió en nuestras vidas. Nos trajo esperanza. Y de eso se trata.

Pero no sólo se trata de psicología, se trata de economía, porque a medida que la gente camina gasta dinero. Y esta mujer de aquí, Um Ahmad, es una mujer que vive en un camino en el norte de Jordania. Es extremadamente pobre. Es parcialmente ciega, su marido no puede trabajar, tiene siete hijos. Pero puede cocinar. Así que empezó a cocinar para unos grupos de caminantes que venían a la aldea y comían en su casa. Se sentaban en el piso. Ella ni siquiera tiene mantel. Prepara la comida más deliciosa con las hierbas frescas de los campos de los alrededores. Y así vinieron cada vez más caminantes. Y últimamente ha empezado a ganar un ingreso para mantener a su familia. Y le dijo a nuestro equipo de allí: "Uds me han hecho visible en una aldea en la que antes la gente se avergonzaba al verme". Esa es la importancia del camino de Abraham. Hay literalmente cientos de ese tipo de comunidades en todo Oriente Medio, en todo el camino. El potencial es básicamente el cambio de juego. Y para cambiar el juego hay que cambiar el marco de referencia, el modo de ver las cosas, para cambiar el marco de la hostilidad a la hospitalidad, del terrorismo al turismo. Y, en ese sentido, el camino de Abraham es lo que cambia el juego.

Déjenme mostrarles algo. Aquí tengo una pequeña bellota que recolecté durante el recorrido en el camino a principios de año. La bellota está relacionada con el roble, por supuesto, crece en el roble, que está asociado con Abraham. El camino, ahora mismo, es como una bellota; todavía está en una fase inicial. ¿Cómo será el roble? Bueno pienso en mi infancia, buena parte de la cual la pasé, después de nacer aquí en Chicago, la pasé en Europa. Si estuvieran en las ruinas de, digamos, Londres de 1945, o Berlín, y dijeran: "Dentro de 60 años este va a ser el lugar más pacífico y próspero del planeta". las personas hubiesen pensado que estaban rematadamente locos. Pero lo lograron gracias a una identidad común, Europa, y a una economía común. Entonces, mi pregunta es: ¿Si se pudo en Europa por qué no en Oriente Medio? Por qué no, gracias a una identidad en común, la historia de Abraham, y gracias a una economía en común que podría basarse en buena parte en el turismo.

Déjenme terminar entonces diciendo que en los últimos 35 años he trabajado en algunos de los conflictos más peligrosos, difíciles e intrincados del planeta y todavía veo un conflicto que sentía que no se podía transformar. No es fácil, por supuesto, pero es posible. Se logró en Sudáfrica. Se logró en Irlanda del Norte. Se puede lograr en cualquier lado. Sólo depende de nosotros. Depende de que tomemos el tercer lugar. Así que déjenme invitarlos a que consideren adoptar el tercer lugar aunque sea un pequeño paso. Estamos a punto de tomar un descanso en un momento. Elijan a alguien de una cultura diferente, de un país diferente, de un grupo étnico diferente, con alguna diferencia, y conversen; escúchenlos. Eso es un acto del tercer lugar. Eso es recorrer el camino de Abraham. Después de una TEDTalk ¿por qué no una caminata TED?

Les dejo tres cosas. Una, el secreto de la paz es el tercer lugar. El tercer lugar somos nosotros, cada uno, con un paso simple puede poner al mundo, correrlo, un paso más cerca de la paz. Hay un viejo dicho africano que dice: "Cuando se unen las telarañas pueden detener incluso al león". Si somos capaces de unirnos nuestras redes de paz del tercer lugar pueden detener incluso al león de la guerra.

Muchas gracias.

http://300-lideres.blogspot.com/2011/03/el-tercer-lugar-y-la-solucion-de.html


Compartido por:

Compartido por:
Zhair Marrero S.
Docente, Mediador Educativo, especialista en Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica.
entrenamiento.mediacion@gmail.com

sábado, 12 de octubre de 2013

Conversaciones sobre el tercer lado V. Mirar desde el 3er lado

Habilidades del 3L - Mirar desde el Tercer Lado


Para ganar perspectiva y ver desde el Tercer Lado es necesario Ubicarse en el Balcón.

El Balcón es un estado mental de calma y perspectiva donde se puede posar la mirada en aquello que es importante.

Imagine que el conflicto está sucediendo en el escenario y usted está en el Balcón.

Ubicarse en el Balcón significa mirar desde cierta distancia cosas que suceden cerca de nosotros. ¿Qué ve desde el Balcón? ¿Cómo el estar en el Balcón altera su perspectiva?

Ubicarse en el Balcón le permite hablar y escuchar con cierto grado de distancia.

Le permite estar abierto a nuevas ideas y posibilidades.

Mejorar la habilidad de ubicarse en el Balcón puede tener un impacto positivo en los conflictos circundantes.

A veces, el simple acto de presenciar un conflicto, prestar atención respetuosa a las partes y a lo que ellas dicen, puede hacer cambiar un resultado.

Existen tres pasos simples para Ubicarse en el Balcón: Detenerse - Mirar - Escuchar.


Detenerse
  • Tome tiempo para prepararse
  • Haga una pausa
  • Cuente hasta 10
  • Respire profundamente
  • Recuerde: "Todo comienza con detenerse"
  • Mirar
  • Mire su interior - mire a su reacción natural para asumir posiciones, ignorar y escapar.
  • Nombre sus emociones. Tenga sus emociones (en vez que usted sea sus emociones)

  • Escuchar
  • Oiga completamente a sus sentimientos, así no tendrá que expresarlos impulsivamente.
  • Escuche para entender.
  • Haga que un amigo o colega sea su "palco".
  • The Third Sidehttp://thirdside.williamury.com/es/mirar/William Ury
    Compartido por:
    Zhair Marrero S.
    Docente, Mediador Educativo, especialista en Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica.
    entrenamiento.mediacion@gmail.com

    sábado, 21 de septiembre de 2013

    Conversaciones sobre el tercer Lado IV. Supuestos del Tercer Lado

    Supuestos del Tercer Lado

    Las asunciones fundacionales del Tercer Lado se encuentran en construcción. Como toda asunción, están siempre abiertas a discusión.
    Lo invitamos a considerar:


    • Que el conflicto, en sí mismo, no es una cosa mala. El conflicto es un proceso sano y natural, necesario para hacer progresos y enfrentar la injusticia. El mundo puede, en realidad, necesitar más conflicto (en vez de menos conflicto) si las habilidades apropiadas son conocidas y si el conflicto puede ser manejado productivamente.
    • Que la meta no es eliminar el conflicto sino simplemente transformar la manera en la que se expresa: de formas destructivas como violencia, abuso e intolerancia, a formas constructivas como debate, diálogo, negociación y democracia. El conflicto es inevitable; la violencia no lo es.
    • Que la forma para transformar el conflicto es la creación de un poderoso contenedor para contención creativa. Este contenedor constituye el Tercer Lado de todo conflicto. El contenedor puede ser creado tanto por la comunidad circundante (amigos, vecinos, testigos) como por las partes mismas.
    • Que en un conflicto, uno no necesita tomar partido ni tampoco ser neutral. Sin importar hacia donde se orientan nuestras simpatías, podemos escoger el Tercer Lado, es decir, el lado del conjunto, sea este la familia, los compañeros de trabajo, la comunidad o el mundo.
    • Que podemos escoger el Tercer Lado en cualquier momento en los conflictos que nos rodean. Esto significa, el buscar comprender todas las partes del conflicto, promoviendo un proceso pacifico para tratar diferencias profundas, y apoyando un resultado inclusivo que resuelva las necesidades esenciales de todos.
    • Que responder a los conflictos productivamente requiere valor, preparación, conocimiento, habilidad, creatividad y coordinación.
    • Que uno tiene un importante rol que desempeñar en la transformación de los conflictos que lo rodean, sea que en dicho conflicto tenga la calidad de parte o de testigo. Uno puede marcar una significativa diferencia.
    • Que trabajando juntos en forma sistemática, podemos crear un Tercer Lado fuerte incluso en el mas inmanejable conflicto. Como dice el viejo proverbio africano «Cuando las telas de araña se unen, pueden detener incluso un león»
    • El Tercer Lado no es una idea nueva. De alguna manera existe en todas las culturas. En efecto, es el más antiguo proceso humano para manejar diferencias profundas. No pertenece a ningún grupo u organización sino que es una patrimonio común de la humanidad. 

    Le pertenece a usted.


    Tomado de: http://www.thirdside.org/assump.cfm?Language=Spanish


    Compartido por:
    Zhair Marrero S.
    Docente, Mediador Educativo, especialista en Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica.
    entrenamiento.mediacion@gmail.com

    domingo, 11 de agosto de 2013

    Conversaciones sobre el Tercer Lado III. EL Conflicto y el Tercer lado

    El Conflicto y el Tercer Lado

    En los dos últimos siglos, los humanos hemos tenido que  más y más sobre cómo manejar el conflicto debido a que la especie humana ha crecido numéricamente y ha desarrollado armas más destructivas, configurando una espiral de violencias y contraviolencias sin precedente, somos parte de un escalada de actos de intolerancia, corrupción, marginación y discriminación. Presenciamos modelos y estilos violentos de convivir, gobernar y educar, modelos y estilos que se caracterizan por el castigo y la intolerancia que lleva a la confrontación.

    Normalmente, es esa intolerancia que hace que el conflicto entre en crisis y se dispare, porque entre otras cosas las partes implicadas se empecinan en defender sus posiciones y argumentos, sin ceder ni un ápice en vez de ser tolerantes y contemplar los puntos en común haciendo concesiones que pueden ser pertinentes y fructíferas para el bien de todos.
    En función de lo anterior y considerando las definiciones de conflicto, puede afirmarse que no es contra el conflicto con el cual se debe luchar sino con la intolerancia, que constituye el factor que impide que el conflicto se resuelva. Para contrarrestar esta desafortunada tendencia, cada sociedad necesita entrenar mejor a sus miembros en las formas de alcanzar acuerdos a través de la cooperación y la persuasión.

    Artiles (2002), citando a Otomar Bartos y Paul Wehr, señala que todo aquel que quiera ser un pacificador (peacemaker) debiera ser primero y antes que nada un habilidoso mapista de conflictos; indicando como un primer paso del proceso de pacificación (peacemaking), crear un cuadro del conflicto para entender mejor lo que está pasando, quién está involucrado, y por qué. Recomienda el autor, un "mapa" del conflicto con preguntas einformación, entre las que recomienda: ¿Cuál es el contexto en el cual ocurre el conflicto y dónde están sus fronteras o líneas de demarcación? ¿Quiénes son los actores del conflicto?; ¿son sus metas realmente incompatibles? ¿Por qué? ¿Cuáles son las causas y cuáles las consecuencias de la conducta conflictiva? ¿Cómo las metas de los actores (posiciones) difieren de sus intereses (dividendos)? ¿En qué etapa se encuentra el conflicto: , escalamiento o estancamiento? ¿Es apropiada la intervención?¿Qué recursos dentro y fuera del conflicto existen para moderarlo?

    Los actores del tercer lado son uno de los posibles recursos a utilizar para coconstruir el conflicto, y para fortalecer la  amigable de este, en función de lo cual deben poseerse una formación que permita asumir la conducta para intervenir en la búsqueda de alternativas y opciones que beneficien al todo.

    Plantea Artiles, que una sociedad puede enseñar a sus miembros cómo asumir la conducta conflictiva sin dañar a otros, tal "educación sobre el conflicto" incluiría el desarrollo de organizaciones del tercer lado y organizaciones que operen como válvulas de seguridad (safety-valve organizations), debiendo asegurarse de que estos actores del tercer lado existan, y que estén ahí disponibles para ayudar cuando el conflicto está emergiendo y escalando.


    Leer más:
    http://www.monografias.com/trabajos16/tercer-lado/tercer-lado.shtml

    Compartido por:
    Zhair Marrero S.
    Docente, Mediador Educativo, especialista en Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica.
    entrenamiento.mediacion@gmail.com

    viernes, 5 de julio de 2013

    Como funciona la lucha No Violenta II. Gene Sharp

    ..."UNA MANERA DE LUCHAR
     “La acción noviolenta” es un término genérico que incluye docenas de métodos específicos de protesta, nocooperación e intervención. En todos ellos los que actúan participan en el conflicto, haciendo o dejando de hacer, ciertas cosas sin usar la violencia física. Como técnica, la acción noviolenta, por lo tanto, no es pasiva. No es inacción. Es acción que es noviolenta.

     Cualquiera que sea el motivo y cualquiera que sea el grado de conflicto, la acción noviolenta es una técnica por medio de la cual las personas que rechazan la pasividad y la sumisión y que ven la lucha como esencial, pueden luchar sin usar la violencia. La acción noviolenta no es una invitación a evitar o ignorar el conflicto. Es una respuesta al 27 problema de cómo actuar con eficacia en la política, especialmente en lo que toca al ejercicio del poder.

     Las razones para usar la acción noviolenta en vez de algún tipo de acción violenta son variadas. En la mayoría de los casos, la violencia puede ser rechazada por no considerársela eficaz en la práctica y raramente por motivos religiosos, éticos o morales.

    O se puede dar una mezcla de motivaciones.

     En los siglos veinte y veintiuno, la acción noviolenta ha cobrado una importancia política sin precedente en todo el mundo. La gente que la ha usado ha obtenido logros renombrados. Se han obtenido mejores salarios o mejoras en las condiciones de trabajo. Se han abolido tradiciones y prácticas anticuadas. Las políticas de los gobiernos han cambiado, se han derogado leyes, se han dictado nuevas leyes y se han instituido reformas gubernamentales. Los invasores han sido frustrados y los ejércitos vencidos. Se ha paralizado un imperio, la toma del poder por la fuerza se ha frustrado y se han desintegrado dictaduras. La lucha noviolenta ha sido usada con éxito en contra tanto de
    los regímenes nazis como de los comunistas. Algunas veces, esta técnica también se ha
    usado para bloquear o retrasar cambios políticos. "...

    Link del libro: http://www.aeinstein.org/wp-content/uploads/2014/02/C%C3%93MO-funciona.pdf

    Compartido por:
    Zhair Marrero S.
    Docente, Mediador Educativo, especialista en Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica.
    entrenamiento.mediacion@gmail.com

    domingo, 9 de junio de 2013

    Cómo funciona la lucha no violenta. Gene Sharp

    Como funciona la lucha no violenta. Gene Sharp

    Aunque se estima que una lucha siempre lleva la violencia implícita, la mediación y la resolución de conflictos de forma alternativa, siempre proponen una conciliación.

    Pero en su prefacio, Sharp escribe que “algunos conflictos no se pueden resolver con acuerdos y no hay más solución que la lucha.”

    Más adelante propone: " La 
    gente no siempre hace lo que se le dice que haga, y algunas veces hace cosas que se le han prohibido. Los subordinados pueden desobedecer las leyes que ellos rechacen. Los trabajadores pueden cesar de trabajar, lo que puede paralizar la economía. La burocracia puede negarse a llevar a cabo las instrucciones que se le den. Los soldados y la policía pueden ser descuidados en la aplicación de la represión: pueden hasta amotinarse. 

    Cuando esto se da simultáneamente, las personas que han sido “los gobernantes” se convierten sencillamente en unas personas más. Esta disolución del poder puede darse en una gran variedad de conflictos sociales y políticos. 

     Cuando la gente se rehusa a cooperar, retira su ayuda y persiste en la desobediencia y el desafío, está negándoles a sus oponentes el apoyo humano básico y la cooperación que cualquier gobierno o sistema jerárquico requiere. Si esto lo hacen los gobernados en número suficiente y durante un tiempo considerable, ese gobierno o sistema jerárquico ya  no tendrá poder. Este es el supuesto político básico de la acción noviolenta. ".....


    Les adjunto el link para el libro que está muy bueno si amplias tu mrada hacia el ganar-ganar o no hay trato.


    Compartido por:
    Zhair Marrero S.
    Docente, Mediador Educativo, especialista en Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica.
    entrenamiento.mediacion@gmail.com

    domingo, 5 de mayo de 2013

    El Legítimo Otro, de Maturana

    Lo dijo Humberto Maturana. Sobre el fundamento emocional de lo social 
    2 Replies

    2.6 Fundamento emocional de lo social
    La emoción fundamental que hace posible la historia de hominización es el amor. Sé que puede resultar chocante lo que digo, pero, insisto, es el amor. No estoy hablando desde el cristianismo. Si ustedes me perdonan, diré que, desgraciadamente, la palabra amor ha sido desvirtuada, y que se ha desvitalizado la emoción que connota de tanto decir que el amor es algo especial y difícil. El amor es constitutivo de la vida humana pero no es nada especial. El amor es el fundamento de lo social pero no toda convivencia es social. El amor es la emoción que constituye el dominio de conductas donde se da la operacionalidad de la aceptación del otro como un legitimo otro en la convivencia, y es ese modo de convivencia lo que connotamos cuando hablamos de lo social. Por esto digo que el amor es la emoción que funda lo social; sin aceptación del otro en la convivencia no hay fenómeno social.

    En otras palabras digo que sólo son sociales las relaciones que se fundan en la aceptación del otro como un legitimo otro en la convivencia, y que tal aceptación es lo que constituye una conducta de respeto. Sin una historia de interacciones suficientemente recurrentes,, envueltas y largas, donde haya aceptación mutua en un espacio abierto a las coordinaciones de acciones, no podemos esperar que surja el lenguaje. Si no hay interacciones en la aceptación mutua, se produce separación o destrucción. En otras palabras, si en la historia de los seres vivos hay algo que no puede surgir en la competencia, eso es el lenguaje.

    Repito lo que ya he dicho, el lenguaje como dominio de coordinaciones conductuales consensuales de coordinaciones conductuales consensuales, puede surgir solamente en una historia de coordinaciones conductuales consensuales, y esto exige una convivencia constituida en la operacionalidad de la aceptación mutua, en un espacio de acciones que involucra constantemente coordinaciones conductuales consensuales en esa operacionalidad.

    Como ya también dije, esto tiene que haber ocurrido en la historia evolutiva de nuestros antecesores, y lo que sabemos sobre el modo de vida más probable de ellos hace tres millones de años revela que ya entonces existía tal modo de vida.                                                                                                                   Foto tomada de:
http://jcsaezeditor.blogspot.com/2007/03/emociones-y-lenguaje.htmlFoto tomada de: http://jcsaezeditor.blogspot.com/2007/03/emociones-y-lenguaje.html

    Más aún, este modo de vida aún se conserva en nosotros. En efecto, aún somos animales recolectores, y esto es evidente tanto en lo bien que lo pasamos en los supermercados como en nuestra dependencia vital de la agricultura; aún somos animales compartidores, y esto es evidente en el niño que se saca la comida de la boca para darla a la mama, y en lo que nos pasa cuando alguien nos pide una limosna; aún somos animales que viven en la coordinación consensual de acciones y esto lo vemos en la facilidad con que estamos dispuestos a participar en actividades cooperativas cuando no tenemos un argumento racional para negamos; aún somos animales en los que los machos participan en el cuidado de las crías, cosa que vemos en la disposición de los hombres para cuidar de los niños cuando no tienen argumentos racionales para desvalorizar tal actividad; aún, somos animales que vivimos en grupos pequeños, lo que es aparente en nuestro sentido de pertenencia familiar; aún somos animales sensuales que vivimos espontáneamente en el tocarse y acariciarse, cuando no pertenecemos a una cultura que niega la legitimidad del contacto corporal; y por último, aún somos animales que vivimos la sensualidad en el encuentro personalizado con el otro, lo que es aparente en nuestra queja cuando esto no ocurre.

    Pero, por sobre todo, en el presente de la historia evolutiva a que pertenecemos, y que comenzó con el origen del lenguaje cuando el estar en el lenguaje se hizo parte del modo de vida que al conservarse constituyó el linaje Homo a que pertenecemos, somos animales dependientes del amor. El amor es la emoción central en la historia evolutiva humana desde su inicio, y toda ella se da como una historia en la que la conservación de un modo de vida en el que el amor, la aceptación del otro como un legitimo otro en la convivencia, es una condición necesaria para el desarrollo físico, conductual, psíquico, social y espiritual normal del niño, así como para la conservación de la salud física, conductual, psíquica, social y espiritual del adulto.

    En un sentido estricto, los seres humanos nos originamos en el amor y somos dependientes de él. En la vida humana, la mayor parte del sufrimiento viene de la negación del amor: los seres humanos somos hijos del amor.
    En verdad, yo diría que el 99% de las enfermedades humanas tiene que ver con la negación del amor. No estoy hablando como cristiano, no me importa lo que haya dicho el Papa, no estoy imitando lo que él dice, estoy hablando desde la biología. Estoy hablando desde la comprensión de las condiciones que hacen posible una historia de interacciones recurrentes suficientemente íntima como para que pueda darse la ‘recursividad’ en las coordinaciones conductuales consensuales que constituye el lenguaje.

    En lo emocional, somos mamíferos. Los mamíferos son animales en los que el emocionar es, en buena parte, consensual, y en los que el amor en particular juega un papel importante. Pero el amor, como la emoción que constituye el operar en aceptación mutua y funda lo social como sistema de conveniencia, ocurre también con los llamados insectos sociales. Si ustedes observan un hormiguero, por ejemplo, notarán que las hormigas que lo constituyen no se atacan mutuamente, aunque sí atacan y destruyen a un intruso, cooperan en la construcción y mantención del hormiguero y comparten alimentos. Más aún, es posible construir la historia evolutiva de los insectos sociales y mostrar lo que los constituye como tales. En efecto, a partir del estudio de las distintas clases de insectos que existen actualmente, y de los restos fósiles que de ellos hay, uno puede mostrar que el origen de la socialización de los insectos se produce en el momento en que las hembras ponen huevos y se quedan tocándolos y chupando ciertas secreciones deliciosas que éstos tienen sin comérselos o dañarlos. En otras palabras, la historia de los insectos sociales se inicia cuando las hembras tratan a sus huevos como compañía legítima en una relación de aceptación mutua; y se constituye con la formación de un linaje en el que esa relación de interacciones de aceptación mutua se conserva como modo de vivir y se amplía, a las larvas y adultos. Todas las comunidades actuales de insectos sociales colmena, hormiguero o termitero cualquiera que sea su complejidad, son el presente de una historia de conservación de relaciones de aceptación mutua entre sus miembros que comienza en la relación hembra huevo. Si las hembras se hubiesen separado de sus huevos o los hubiesen destruido al tocarlos o chuparlos, esta historia no habría ocurrido.

    La emoción que funda lo social como la emoción que constituye el dominio de acciones en el que el otro es aceptado como un legitimo otro en la convivencia, es el amor. Relaciones humanas que no están fundadas en el amor digo yo no son relaciones sociales. Por lo tanto, no todas las relaciones humanas son sociales, tampoco lo son todas las comunidades humanas, porque no todas se fundan en la operacionalidad de la aceptación mutua.
    Distintas emociones especifican distintos dominios de acciones. Por lo tanto, comunidades humanas fundadas en otras emociones distintas del amor estarán constituidas en otros dominios de acciones que no serán el de la colaboración y el compartir, en coordinaciones de acciones que implican la aceptación del otro como un legítimo otro en la convivencia y no serán comunidades sociales.

    [Fragmento de Emociones y Lenguaje en Educación y Política, de HUMBERTO MATURANA]

    Compartido por:
    Zhair Marrero S.
    Docente, Mediador Educativo, especialista en Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica.
    entrenamiento.mediacion@gmail.com

    domingo, 7 de abril de 2013

    La Nueva Escuela para adultos

    Foto tomada de istock gratuito
    La nueva Escuela para adultos...

    ¿POR QUÉ UNA NUEVA ESCUELA DE ADULTOS?
    Actualmente vivimos juntos, formando comunidades de seres humanos en vecindades, en pueblos, ciudades y en la tierra, y nunca hemos sido educados para convivir ni para lidiar con la complejidad de nuestra propia naturaleza humana, constantemente en relación con otros.

    Si tenemos suerte somos educados para una carrera con algún grado de conocimiento sobre nuestra cultura y nuestro país. Cuando surgen dificultades y conflictos en nuestra vida personal con nuestras emociones, nuestras faltas de habilidad para apreciar la situación de nuestras familias, nuestro trabajo, la religión o la vida política, inventamos soluciones, hacemos creer y actuamos como que sabemos, hablamos de valores ancestrales, buscamos "el cómo hacer" a través de recetas prácticas o, si somos suficientemente sanos, buscamos el consejo de especialistas.

    La época presente parece caracterizarse por bloqueos en nuestra energía; intentamos vivir en una paz mínima el uno con el otro, aún en el seno de nuestra propia familia; intentamos que dure el amor y buscamos comunicarnos con nuestros hijos o padres, sin mencionar la comunicación que intentamos establecer con otras naciones. Estamos conscientes de nuestros deseos de hacerlo mejor y muchos de nosotros nos sentimos frustrados por nuestras fallas cotidianas.

    El problema es que no disponemos de estrategias que nos permitan construir, ni hay un terreno común a partir del cual nos podamos comunicar. Pareciera que no podemos esperar que los adultos nos ofrezcan un conocimiento que sirva de base común para todos y que permita superar las dificultades. No hay un terreno común que sirva de punto de partida para un entendimiento, parece que no hay nada que podamos compartir como adultos; no existe un conocimiento compartido por todos.

    La lealtad con el país y un buen comportamiento duran poco cuando el conflicto emocional está levantando tormentas hasta la superficie de nuestras mentes, exigiendo una reacción. Existe por tanto, una tremenda necesidad deentender que los seres humanos tenemos diferentes maneras de pensar, que si son entendidas y practicadas, van a evitar mucho del conflicto que ahora ocurre en las familias, en las corporaciones, en el país o en cualquier lugar que los adultos se reúnan.


    "La prevención del crimen no empieza en las calles sino en los conflictos de la mente. La educación sobre las drogas empieza con aprender a tener acceso de manera natural a las excitaciones y los extremos de nuestros cerebros emocionales. Los valores sólo se vuelven realidad cuando estamos dispuestos a observar nuestro propio comportamiento y los patrones que hemos almacenado en nuestro cerebro profundo."(De Beauport, 2002)

    El planteamiento acerca de la existencia de múltiples maneras de pensar, de múltiples inteligencias, surge de las nuevas investigaciones acerca del cerebro, y específicamente del descubrimiento del hemisferio derecho de la Neocorteza y cómo este hemisferio difiere del hemisferio izquierdo. Es igualmente importante hacer referencia a nuevos e importantes descubrimientos con respecto al sistema cerebral emocional que ofrece nuevas opciones para tratar con nuestras emociones y un sistema cerebral más profundo que sirve como instrumento para filtrar los comportamientos basados en condicionamientos tempranos de la familia.

    Yo creo que nuestras fallas son debidas a lo que hemos llamado el inconsciente y es ahora cuando sabemos que éste se refiere a las dos estructuras cerebrales más profundas, relacionadas con las emociones y con nuestros patrones de comportamiento, localizadas justo debajo de nuestro cerebro de pensar, imaginar e intuir.

    Yo creo que nuestras fallas son debidas a nuestra dependencia única de la educación de la inteligencia racional, teniendo sólo un interés periférico en el arte, mientras que el corazón lo dejamos para los momentos de privacidad y la espiritualidad la destinamos al mundo etéreo desligado de intereses mundanos. Por lo tanto, el cerebro humano es el terreno común a partir del cual podemos comunicarnos mejor. Creemos que tener acceso a los cerebros que han sido llamados "el inconsciente" puede permitirnos empezar a vivir con nuestro propio poder y ser responsables de ese poder individual.

    Actualmente, es nuestro poder humano emocional y conductual no educado, el que está siendo lanzado de manera destructiva al mundo. El cerebro humano es la nueva frontera de la educación y sólo un nuevo llamado a educarnos a nosotros mismos efectuará el cambio en la manera como estamos viviendo.

    NUESTRA PROPUESTA: Una Nueva Escuela para Adultos con un programa en Desarrollo Humano y Conciencia.

    Compartido por:
    Zhair Marrero S.
    Docente, Mediador Educativo, especialista en Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica.
    entrenamiento.mediacion@gmail.com

    viernes, 15 de marzo de 2013

    La Mediación Escolar, Prof. Francisco Javier Muñiz

    Foto tomada de: http://www.unterapeutafiel.com/mediacion-escolar/
    La Mediación escolar
    Por Fco. Javier Muñiz, Rincón del Director, el 23 de Junio de 2009

    En los centros educativos, y cada día tal vez más, surgen conflictos entre los diversos actores de la comunidad educativa: alumnado, profesorado y personal administrativo, siendo de especial relevancia aquellos que se producen entre el alumnado y entre éste y los docentes.

    La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación en Argentina, establece, en el artículo 2, como uno de los fines básicos del sistema educativo español, la educación en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia, así como en la prevención de conflictos y la resolución pacífica de los mismos.

    El consejo de Gobierno de Cantabria al crear le Observatorio para la Convivencia Escolar establece que “además de esta perspectiva de educación para la convivencia como uno de los principios y uno de los fines del sistema educativo, se debe considerar la necesidad más inmediata de abordar la prevención y la resolución de situaciones de agresión que se producen en los centros educativos. El sistema educativo y la sociedad en general no pueden tolerar ninguna de las formas de violencia que puedan producirse en las aulas o fuera de ellas. En consecuencia, se deben poner en marcha actuaciones tanto para fomentar la educación para la paz y la convivencia como para erradicar de los centros educativos las conductas contrarias al buen clima escolar, fomentando la resolución pacífica de los conflictos. Para ello, se debe partir de un conocimiento riguroso de la situación de la convivencia en los centros educativos de Cantabria”.

    La Administración educativa, por tanto, dispone de reglamentación específica para la prevención de la violencia y promoción de la convivencia en los centros escolares, donde se establecen las normas y procedimientos para atender y prevenir los conflictos. Del mismo modo los centros educativos, en general, y DECROLY, en particular, se dotan de su propio reglamento interno donde se tipifican las faltas y se disponen las sanciones.

    Tradicionalmente el camino para resolver los problemas es la confrontación antagónica, en la que unos ganan, otros pierden, y estos últimos son sancionados. Yo mismo, en cuanto responsable de sancionar determinados comportamientos he aplicado este tipo de medidas. También soy consciente de que así el conflicto no se resuelve, no se logran acuerdos ni se encuentran intereses comunes, no se reduce la hostilidad y, al contrario, suele profundizarse la quiebra en las relaciones interpersonales y profesionales. Es decir, que se orientan los conflictos hacia el enfrentamiento de las partes más que a la solución del mismo. Por supuesto, que por parte de profesores, tutores, jefe de estudios y, en último caso, director se habla con los alumnos implicados, con las familias, etc. pero algunas veces no se resuelve el conflicto o se resuelve el conflicto en el centro educativo, pero no fuera.

    Una medida alternativa de resolución de conflictos es la mediación escolar. Este sistema de gestión de conflictos considera que el conflicto es un hecho cotidiano de la vida y una oportunidad constante de aprender. Se trata, pues, de estar preparados para abordarlo cuando aparece, de disponer de las técnicas y herramientas que permitan a las partes en conflicto, en el marco de la comunidad escolar, resolverlo o transformarlo por ellas mismas.

    A través del dispositivo de mediación se pretende:
    1.- Crear mecanismos propios e internos en el centro escolar para abordar los conflictos de forma constructiva y creativa
    2.- Dotar de técnicas específicas de la mediación a la comunidad escolar para fomentar el diálogo, la tolerancia y la cooperación
    3.- Prevenir la persistencia de los problemas y la aparición de conductas violentas
    4.- Responsabilizar al alumnado y al profesorado de los problemas y de las soluciones.

    Para poder poner en práctica un programa de mediación escolar es requisito indispensable el compromiso del Equipo Directivo y la aprobación del Consejo Escolar. Los pasos a seguir son:
    a.- Información al profesorado, al alumnado y a las familias acerca del programa.
    b.- Selección de personas interesadas en participar
    c.- Entrenamiento de personas interesadas.
    d.- Oferta del servicio de mediación a todo el centro.
    e.- Complementación de entrenamiento con especialistas externos.
    f.- Organización de sesiones de mediación.
    g.- Reuniones del grupo para reciclaje de técnicas y habilidades, para evaluación y para análisis de otros conflictos existentes en el centro.

    DECROLY está estos momentos en las últimas fases de elaboración del Plan de Convivencia. Una de las medidas que ha propuesto el equipo de trabajo coordinado por Begoña Goitia es la utilización de este sistema de gestión de conflictos.

    El pasado mes de febrero, Marta Guzmán, Coordinadora de Proyectos Europeos, y yo mismo participamos en Roma en una seminario Grundtvig sobre “Strategies for preventing and combatig peer violence and bullying phenomena”, y que fue organizado por el centro italiano E.Ri.Fo Ente per la ricerca e formazione con participación de profesores de Alemania, Malta, Reino Unido, Finlandia, Rumania y España. El objetivo del curso fue proporcionar técnicas para detectar y, en su caso, combatir el bullying dentro del colegio y del aula.

    Entre otras medidas estudiadas, aunque no de aplicación muy extendida fue la mediación escolar. Yo, particularmente, no niego la bondad de este sistema e, incluso, no discuto el que puede llegar a ser lo ideal. Sin embargo, también quisiera manifestar los problemas reales que yo advierto al intentar aplicar este sistema en un Centro de FP, como el nuestro.

    Nuestros alumnos permanecen en el centro, normalmente, no más de dos años; en algunos caso un curso y un trimestre. Aunque la nueva normativa referida a FP establece ciclos de 2.000 horas (equivalente a dos cursos académicos), precisamente los grupos más “conflictivos” sólo cursan un año académico. La cuestión es si va a haber alumnos interesados en participar.

    Por otro lado, en caso afirmativo, habrá que formarles y entrenarles. ¿Hay tiempo suficiente para ello?
    Esta claro que en caso de un conflicto entre alumnos, deben mediar alumnos, pero qué pasa cuando el conflicto es entre alumno y profesor. La experiencia de otros centros educativos ha sido que medie un alumno y un profesor. Seamos sinceros, esto puede provocar reticencias dentro del profesorado. Estas reticencias se pueden tal vez solucionar con formación pero ahí están y habrá que reflexionar sobre ellas el equipo directivo y el claustro de profesores.

    Este artículo sólo pretende comenzar una reflexión sobre la resolución de un problema que nos afecta a todos. DECROLY hasta hora no ha tenido graves problemas de conflictos entre alumnos y entre alumnos y profesores paro también es cierto que tenemos que establecer estrategias de prevención de conflictos. 

    Compartido por:
    Zhair Marrero S.
    Docente, Mediador Educativo, especialista en Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica.
    entrenamiento.mediacion@gmail.com