miércoles, 20 de febrero de 2013

El Reto del Maestro. Prof. Norma Bessone

Foto tomada del Twitter de Norma Bessone
Prof. Mediadora Norma Bessone. En una época como la que vivimos a nadie se le escapa que la resolución de conflictos de un modo pacifico es uno de los grandes desafíos de la sociedad actual y en particular de la institución escuela. Por otro lado desde las instituciones educativas se reclama, cada vez con mayor insistencia la necesidad de contar con técnicas y procedimientos eficaces para atender a una creciente diversidad de personalidades con diferentes intereses, deseos y necesidades que generan una multitud de situaciones de divergencias interpersonal.

Pero quizás lo mas difícil es que podamos “permitirnos” reconocer que muchas veces, solos no lograremos enfrentar los conflictos educativos y entonces “autorizarnos” a pedir ayuda, He aquí la necesidad de la presencia de mediadores docentes.

La implementación en los centros educativos, de programas de resolución de conflictos y mediación educativa son un aporte importante a la cultura del diálogo, el respeto, el consenso y la paz.

Parafraseando a Bush y Folger acuerdo con que “el valor de la mediación radica es su potencial no solo para hallar soluciones a los problemas de la gente sino a cambiar las personas mismas para bien en medio del conflicto…”.

¿Qué pasa entonces si esto no es un marco teórico sino que realmente es un proceso pedagógico de cambio personal e institucional cuesta tanto que se establezca en la práctica como política de estado?

Tal vez lo que les está pasando hoy a los docentes es que deben volver a creer en su autonomía pedagógica y sentido de la innovación.

No importa de dónde comiencen y cómo lo hagan. Lo importante es que sepan que la mediación no es la panacea del Siglo XXI pero, cualquier intento de modificar la situación ante paradigmas que la sociedad encuentra caducos y no aceptan, debe contemplarla.

La experiencia concreta me ha demostrado, y los docentes que la han puesto en práctica lo saben, que la mediación no es solamente una técnica para resolver los conflictos sino que puede servir como punto de partida:
  • De una cultura del diálogo moral.
  • Para desarrollar una educación de escucha.
  • Para reconocer que la realidad se constituye por situaciones de dilema.
  • Para romper el silencio.
(El reto del Maestro a mi parecer, es sobrepasar nuestras limitantes de desesperanza, desaliento y desánimo, que no nos permiten pensar en nuevas formas de resolver los conflictos en el aula, dejando toda la responsabilidad en las autoridades, o en las normativas, cuando en ralidad nuestra autonomìa en el aula nos permite conversar, hablar hasta entendernos, negociar, y hasta resolver de forma pacifica las diferencias complementarias de cada estudiante, este comentario no pertenece al artículo, es mio: Zhair)  

Compartido por:
Zhair Marrero S.
Docente, Mediador Educativo, especialista en Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica.
entrenamiento.mediacion@gmail.com