viernes, 15 de marzo de 2013

La Mediación Escolar, Prof. Francisco Javier Muñiz

Foto tomada de: http://www.unterapeutafiel.com/mediacion-escolar/
La Mediación escolar
Por Fco. Javier Muñiz, Rincón del Director, el 23 de Junio de 2009

En los centros educativos, y cada día tal vez más, surgen conflictos entre los diversos actores de la comunidad educativa: alumnado, profesorado y personal administrativo, siendo de especial relevancia aquellos que se producen entre el alumnado y entre éste y los docentes.

La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación en Argentina, establece, en el artículo 2, como uno de los fines básicos del sistema educativo español, la educación en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia, así como en la prevención de conflictos y la resolución pacífica de los mismos.

El consejo de Gobierno de Cantabria al crear le Observatorio para la Convivencia Escolar establece que “además de esta perspectiva de educación para la convivencia como uno de los principios y uno de los fines del sistema educativo, se debe considerar la necesidad más inmediata de abordar la prevención y la resolución de situaciones de agresión que se producen en los centros educativos. El sistema educativo y la sociedad en general no pueden tolerar ninguna de las formas de violencia que puedan producirse en las aulas o fuera de ellas. En consecuencia, se deben poner en marcha actuaciones tanto para fomentar la educación para la paz y la convivencia como para erradicar de los centros educativos las conductas contrarias al buen clima escolar, fomentando la resolución pacífica de los conflictos. Para ello, se debe partir de un conocimiento riguroso de la situación de la convivencia en los centros educativos de Cantabria”.

La Administración educativa, por tanto, dispone de reglamentación específica para la prevención de la violencia y promoción de la convivencia en los centros escolares, donde se establecen las normas y procedimientos para atender y prevenir los conflictos. Del mismo modo los centros educativos, en general, y DECROLY, en particular, se dotan de su propio reglamento interno donde se tipifican las faltas y se disponen las sanciones.

Tradicionalmente el camino para resolver los problemas es la confrontación antagónica, en la que unos ganan, otros pierden, y estos últimos son sancionados. Yo mismo, en cuanto responsable de sancionar determinados comportamientos he aplicado este tipo de medidas. También soy consciente de que así el conflicto no se resuelve, no se logran acuerdos ni se encuentran intereses comunes, no se reduce la hostilidad y, al contrario, suele profundizarse la quiebra en las relaciones interpersonales y profesionales. Es decir, que se orientan los conflictos hacia el enfrentamiento de las partes más que a la solución del mismo. Por supuesto, que por parte de profesores, tutores, jefe de estudios y, en último caso, director se habla con los alumnos implicados, con las familias, etc. pero algunas veces no se resuelve el conflicto o se resuelve el conflicto en el centro educativo, pero no fuera.

Una medida alternativa de resolución de conflictos es la mediación escolar. Este sistema de gestión de conflictos considera que el conflicto es un hecho cotidiano de la vida y una oportunidad constante de aprender. Se trata, pues, de estar preparados para abordarlo cuando aparece, de disponer de las técnicas y herramientas que permitan a las partes en conflicto, en el marco de la comunidad escolar, resolverlo o transformarlo por ellas mismas.

A través del dispositivo de mediación se pretende:
1.- Crear mecanismos propios e internos en el centro escolar para abordar los conflictos de forma constructiva y creativa
2.- Dotar de técnicas específicas de la mediación a la comunidad escolar para fomentar el diálogo, la tolerancia y la cooperación
3.- Prevenir la persistencia de los problemas y la aparición de conductas violentas
4.- Responsabilizar al alumnado y al profesorado de los problemas y de las soluciones.

Para poder poner en práctica un programa de mediación escolar es requisito indispensable el compromiso del Equipo Directivo y la aprobación del Consejo Escolar. Los pasos a seguir son:
a.- Información al profesorado, al alumnado y a las familias acerca del programa.
b.- Selección de personas interesadas en participar
c.- Entrenamiento de personas interesadas.
d.- Oferta del servicio de mediación a todo el centro.
e.- Complementación de entrenamiento con especialistas externos.
f.- Organización de sesiones de mediación.
g.- Reuniones del grupo para reciclaje de técnicas y habilidades, para evaluación y para análisis de otros conflictos existentes en el centro.

DECROLY está estos momentos en las últimas fases de elaboración del Plan de Convivencia. Una de las medidas que ha propuesto el equipo de trabajo coordinado por Begoña Goitia es la utilización de este sistema de gestión de conflictos.

El pasado mes de febrero, Marta Guzmán, Coordinadora de Proyectos Europeos, y yo mismo participamos en Roma en una seminario Grundtvig sobre “Strategies for preventing and combatig peer violence and bullying phenomena”, y que fue organizado por el centro italiano E.Ri.Fo Ente per la ricerca e formazione con participación de profesores de Alemania, Malta, Reino Unido, Finlandia, Rumania y España. El objetivo del curso fue proporcionar técnicas para detectar y, en su caso, combatir el bullying dentro del colegio y del aula.

Entre otras medidas estudiadas, aunque no de aplicación muy extendida fue la mediación escolar. Yo, particularmente, no niego la bondad de este sistema e, incluso, no discuto el que puede llegar a ser lo ideal. Sin embargo, también quisiera manifestar los problemas reales que yo advierto al intentar aplicar este sistema en un Centro de FP, como el nuestro.

Nuestros alumnos permanecen en el centro, normalmente, no más de dos años; en algunos caso un curso y un trimestre. Aunque la nueva normativa referida a FP establece ciclos de 2.000 horas (equivalente a dos cursos académicos), precisamente los grupos más “conflictivos” sólo cursan un año académico. La cuestión es si va a haber alumnos interesados en participar.

Por otro lado, en caso afirmativo, habrá que formarles y entrenarles. ¿Hay tiempo suficiente para ello?
Esta claro que en caso de un conflicto entre alumnos, deben mediar alumnos, pero qué pasa cuando el conflicto es entre alumno y profesor. La experiencia de otros centros educativos ha sido que medie un alumno y un profesor. Seamos sinceros, esto puede provocar reticencias dentro del profesorado. Estas reticencias se pueden tal vez solucionar con formación pero ahí están y habrá que reflexionar sobre ellas el equipo directivo y el claustro de profesores.

Este artículo sólo pretende comenzar una reflexión sobre la resolución de un problema que nos afecta a todos. DECROLY hasta hora no ha tenido graves problemas de conflictos entre alumnos y entre alumnos y profesores paro también es cierto que tenemos que establecer estrategias de prevención de conflictos. 

Compartido por:
Zhair Marrero S.
Docente, Mediador Educativo, especialista en Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica.
entrenamiento.mediacion@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario